Mejorando los resultados al cambiar los sistemas para satisfacer las necesidades de los empleados

ORGANIZACIÓN

Plum Healthcare

SECTOR

Atención Sanitaria

ACERCA DE

Plum Healthcare opera 63 centros de enfermería especializada y cinco agencias de atención domiciliaria y hospitalaria ubicadas en California, Nevada, Utah y Arizona.
PARA LEER EL CASO COMPLETO DESCARGA PDF

RETO

En 1999, un pequeño equipo del sector de la enfermería especializada se propuso crear una empresa que no tuviera los problemas típicos de muchas organizaciones del sector. El crecimiento de Plum al principio fue lento, debido a que su estrategia consistía en adquirir instalaciones de rehabilitación y atención médica a largo plazo, profundamente disfuncionales y con importantes desafíos médicos y financieros. Con cada adquisición, la dirección de la empresa desarrollaba nuevas formas de resolver los grandes desafíos a los que se enfrentaban. Pero sabían que si querían acelerar el crecimiento, necesitarían un enfoque sistemático y escalable que les permitiera fomentar una cultura centrada en personas clave para darle la vuelta al

LA SOLUCIÓN

Como el trabajo de Arbinger ya había ayudado a otras organizaciones del sector sanitario, Plum recurrió a Arbinger para desarrollar un modelo de liderazgo, un marco cultural organizacional y herramientas para el personal que permitieran a cada instalación recién adquirida integrarse en la cultura de Plum y al mismo tiempo, empoderar al equipo ejecutivo de cada instalación, antes disfuncional, para conseguir darle un giro a la empresa.

RESULTADOS

Al implementar las herramientas de Arbinger en toda la organización, Plum ha crecido a un ritmo extraordinario (en los últimos 10 años ha aumentado el número de instalaciones y empleados en casi un 500%) y se ha asegurado de que cada instalación que se adquiere esté completamente integrada con su cultura, centrada en los resultados y en el paciente.

Entre otras métricas clave, Plum mide la calidad de la atención al paciente por los resultados obtenidos en las inspecciones obligatorias que realizan las agencias reguladoras. Entre 2008 y 2010 las agencias estatales detectaron en las instalaciones de Plum un total de 6 deficiencias de nivel G (un nivel G o más en la la calidad de atención al paciente indica que algún paciente sufrió daños reales), cuando la media del sector se situaba en 29,25 deficiencias de la misma severidad para los competidores de tamaño similar. Las instalaciones adquiridas que habían sido citadas por deficiencias importantes en los resultados de calidad de atención al paciente, mejoraron drásticamente la nota en los dos años posteriores a la adquisición de Plum e implementación de las herramientas de Arbinger.