Lawrence Bossidy, ex CEO de Honeywell International, comentó una vez, “estoy convencido de que nada de lo que hacemos es más importante que contratar y desarrollar a las personas. Al fin y al cabo, apostamos por las personas, no por las estrategias”.

En Arbinger estamos de acuerdo con esta valoración, la productividad tiene mucho que ver con nuestra mentalidad. Las personas que trabajan con una mentalidad enfocada a ver y entender las necesidades, objetivos y retos de los demás y ajustan sus esfuerzos para ser más útiles, además de medir el impacto de sus esfuerzos, sin duda influirán decisivamente en los resultados del equipo y la organización para la que trabajen.

Pero ¿qué herramientas pueden ayudarnos a acertar a la hora de incorporar nuevos trabajadores a nuestra organización? Sin duda la entrevista es una de esas herramientas.

Como entrevistador, te proponemos una serie de preguntas que te ayudarán a conocer mejor al candidato o candidata:

1. Nombra a dos personas que han tenido una influencia muy positiva en tu vida. ¿Qué han significado para ti?
Reflexionar sobre aquellas personas que han sido importantes en nuestras vidas nos da una sensación de bienestar – nos sentimos felices cuando pensamos en aquellos que han influido positivamente en nuestra vida. Podrías compartir tu propia respuesta a esta pregunta para iniciar la conversación.

2. Explica un conflicto en el que has estado implicado y cómo lo resolviste.
Los conflictos son una parte inevitable del trabajo, pero no siempre tienen que acabar mal. ¿Cómo ha afrontado esta persona los conflictos en el pasado? ¿Teme el conflicto? ¿Lo acepta? ¿Lo provoca?

3. Háblame de la persona más difícil con la que has trabajado alguna vez. ¿Cómo lo gestionaste?
Es fácil trabajar con un equipo de personas a las que considerarías tus amigos fuera del trabajo, pero ¿qué hay de los que tienen una personalidad que choca con la nuestra? Invita al candidato a ser totalmente honesto – ¿qué aprendió de esa experiencia?

4. Háblame de una ocasión en la que te diste cuenta de que estabas cometiendo un error. ¿Qué hiciste para arreglarlo?
Esta pregunta desafía al entrevistado a tener el valor de reconocer los errores que ha cometido e identificar lo que aprendió de ellos. Invita a la humildad y ayuda a crear un espacio donde tanto el entrevistador como el entrevistado pueden reconocer que los errores ocurren y que lo que importa es lo que se hace al respecto.

5. Háblame del mejor equipo del que alguna vez hayas formado parte. ¿Cuál era tu rol? ¿Quién era el “jugador más valioso” del equipo? ¿Por qué?
Conocer la clase de entorno en la que el candidato se desempeña con éxito nos permite determinar si encajará en nuestra organización. Ten en cuenta que, con esta pregunta, estás invitando al entrevistado a hablar de otros con una mentalidad “fuera de la caja”—poniendo el foco en los objetivos, necesidades y retos de los demás—y a hacerlo desde la honestidad.