MINDSET EXPERIENCE SESIÓN 3

El camino hacia una organización más colaborativa

En la sesión 5 del Mindset Experience vimos que es posible deshacer las confabulaciones que a veces nos “secuestran” y que hacerlo, es lo mejor para la organización en su conjunto y para el propio individuo en particular. En la sesión de hoy, vamos a ver cómo construir organizaciones más colaborativas lideradas por personas con altos niveles de autoconciencia.

El ROI del gasto en formación

Las empresas llevan años invirtiendo cuantiosas sumas de dinero en planes de formación para dotar a líderes y equipos de herramientas, métodos y técnicas que mejoren su efectividad. Según un estudio de la HBR, el gasto en formación de las empresas en EE.UU. en 2016 fue de $164.200 millones. Pero realmente, solo se transfiere al lugar de trabajo el 10% de lo aprendido en una formación.

Tras asistir a talleres sobre habilidades de liderazgo, o de gestión de equipos, o de productividad o gestión del tiempo, los participantes suelen salir entusiasmados y equipados con herramientas prácticas y útiles “fácilmente” trasladables al lugar de trabajo, pero la realidad es que no las utilizan. Cambiar la manera de hacer las cosas no es tan sencillo. Fácilmente, volvemos a los viejos hábitos. Por ejemplo, cuando a un líder se le habla sobre la importancia de la escucha, o recibe pautas de cómo debe ser una escucha de calidad: “mira a los ojos”, “incorpórate”, “deja el móvil a un lado”, “presta atención a lo que la persona dice e incluso a lo que no dice”, “observa sus emociones cuando habla”, etc … no lo hacen o lo hacen poco.

 

Pongamos un ejemplo

Un líder que ha asistido a un curso de habilidades de liderazgo y ha “aprendido” las pautas para escuchar activamente, regresa a su despacho y debe mantener una conversación de evaluación del desempeño con una persona de su equipo. Supongamos que le considera “ineficiente”, “descuidado”, “aprovechado”.

Podríamos adivinar que esta manera de verle va a influir en su modo de llevar esta conversación y afectará a su capacidad de escucha, ¿verdad?

El modo de ver determina el modo de hacer.

En otras palabras, la mentalidad subyace al comportamiento. Si como líder no me doy cuenta de que ver al otro como ineficiente, descuidado, aprovechado influye en mi capacidad de escucha, no podré corregir el impacto que tengo en esta persona cuando mantengo una conversación de evaluación del desempeño. Y, previsiblemente, no le podré ayudar a mejorar.

Sin embargo, si cambio mi modo de verle y pongo el foco no tanto en cómo es, si no en qué le pasa, qué le preocupa, qué le resulta difícil, a qué retos se enfrenta en el desempeño de sus funciones, y le veo como a una persona, con objetivos, necesidades y retos, solo entonces mi capacidad de escucha mejora. En mi escucha ya no interfieren mis propios prejuicios acerca de esta persona. Es una escucha auténtica.

La formación no es suficiente. Debemos ayudar a nuestros líderes a cambiar la mentalidad, a cambiar el modo de ver, para que ellos, a su vez, puedan ayudar a los demás.

La formación no es suficiente. Debemos ayudar a nuestros líderes a cambiar la mentalidad, a cambiar el modo de ver, para que ellos, a su vez, puedan ayudar a los demás.

¿Cómo lograrlo? ¿Por dónde empezar?

Para mejorar la mentalidad, el primer paso consiste en tener un deseo real de mejorarla. En este post los líderes de una empresa del sector tecnológico tomaron esta determinación y ayudaron a toda la organización a cambiar la mentalidad.

Cuando trabajamos con nuestros clientes en el proceso de transformación de la mentalidad a todos los niveles de la organización, empezamos generalmente con un curso de formación básico de dos días en el que, por un lado, aprenden el lenguaje de la mentalidad dentro y fuera de la caja y, lo más importante, empiezan a tomar conciencia de su impacto en los demás y las consecuencias de estar en la caja, y en segundo lugar, aprenden a utilizar herramientas prácticas que les ayuden a salir de la caja (poner el foco en el otro) y actuar de un modo mucho más productivo y saludable para la organización.

Pero, como hemos dicho, la formación no es suficiente. En la última sesión del Mindset Experience vamos a ver qué debemos hacer para mantener y sostener en el tiempo la mentalidad fuera de la caja a todos los niveles de la organización. Sigue descubriendo el Mindset Experience.

Acompañamos a nuestros clientes durante el proceso de implementación de la mentalidad fuera de la caja y en el plan de despliegue de la formación interna, hasta que son completamente autónomos y ya han integrado el cambio de mentalidad en su cultura, en las políticas y formas de trabajar, y en el diseño de procesos y sistemas. El proceso de transformación de la mentalidad suele extenderse un año o año y medio, en función de la realidad de cada cliente, de los recursos que destina y el grado de implicación del equipo ejecutivo. 

Trabajar con una mentalidad fuera de la caja implica hacer nuestro trabajo cada día de manera que ayudemos a los demás a realizar el suyo con eficacia. Sabré que soy útil cuando los demás mejoran su rendimiento como resultado de mis ajustes.

Si deseas averiguar qué grado de mentalidad fuera de la caja hay en tu organización, te invitamos a realizar el Test de la Mentalidad. Al finalizarlo, recibirás un informe completo con un diagnóstico de tu propia mentalidad y la de tu organización, y con propuestas de mejora.

Además, un consultor de Arbinger se pondrá en contacto contigo en las 48h siguientes, para comentar los resultados obtenidos y co-crear juntos una hoja de ruta para mejorar la mentalidad en tu organización.