En junio de 2017 me certifiqué en Barcelona como facilitador y formador de la metodología de The Arbinger Institute, que muestra cómo vivir y trabajar con una Mentalidad “Fuera de La Caja”. Más allá de pretender modificar y mejorar conductas, Arbinger anima a las personas a abandonar la mentalidad egocéntrica que todos solemos tener por defecto (marco de referencia interno) para enfocarse, sin sesgos, en las necesidades de situación objetiva (marco de referencia externo).

La metodología parte de que hay dos maneras de afrontar cualquier situación en la vida, tanto en el ámbito personal como profesional en relación con las demás personas.

Una es hacerlo “dentro de la caja”, lo que supone que vemos a las otras personas como objetos. Sabemos que tienen sus objetivos, retos y necesidades, pero no los tenemos en cuenta, por lo que enfocamos nuestros comportamientos y objetivos en nosotros mismos, sin tener en cuenta a los demás. Estar “dentro de la caja” es poner el foco en uno mismo.

La otra es hacerlo “fuera de la caja”, lo que supone que vemos a los demás como personas, con sus objetivos, retos y necesidades y, lo más importante, que nuestros comportamientos y objetivos tienen en cuenta a los demás. Nos focalizamos en ayudar a los demás a conseguir los suyos, además de conseguir los nuestros.

Durante la formación para certificarme me fui dando cuenta de las numerosas ocasiones en las que, en mi vida personal y profesional y a lo largo de los años, yo había estado dentro de la caja.

Una de ellas fue en mi último trabajo por cuenta ajena, como Director Gerente del Real Automóvil Club Vasco-Navarro (RACVN). Estuve muy dentro de la caja.

Como muy bien expone Arbinger, la principal razón de la existencia de ineficiencias en las organizaciones y en los equipos de trabajo, en el ámbito profesional de nuestras vidas, y de ineficiencias en las familias y relaciones de pareja, en el ámbito personal de nuestras vidas, es el auto-engaño. Es el momento clave en el que traicionas tus impulsos de ayudar a los demás y te dedicas sólo a lo que es importante para ti y a poner el foco en ti mismo. Esto es lo que yo hice en los últimos meses de mi trabajo por cuenta ajena y lo que provocó mi despido.

En aquella época, el RACVN tenía un acuerdo de colaboración con el Real Automóvil Club de Cataluña (RACC), lo cual para mí en la práctica supuso tener dos jefes, el presidente del RACVN por un lado y el Subdirector General del RACC, que era quien llevaba la dirección comercial en toda España, incluido Euskadi. Este “segundo” jefe encargó a una empresa consultora de Recursos Humanos la evaluación de todo el equipo directivo y el establecimiento de distintos niveles internos de jerarquía. El resultado fue que yo fui encasillado en el nivel 2, cuando mi punto de vista entonces era que “yo me merecía” el nivel 1, dada mi dependencia directa al Presidente del RACVN.

En el proceso de aprendizaje de la metodología de cómo vivir y trabajar con una Mentalidad “Fuera de La Caja” hay un momento en el que se trabajan los diferentes estilos de caja.

Partiendo de la base de que estamos dentro de la caja, podemos sentir que estamos o bien por encima de los demás, en cuyo caso hay dos cajas, la caja “mejor que” y la caja “merezco”, o bien por debajo de los demás, en cuyo caso hay otras dos cajas, la caja “peor que” y la caja “necesito que me vean como”. Claramente yo estaba en la caja “merezco” en aquella situación, en el RACVN. Me veía a mí mismo menospreciado e infravalorado y me sentía privado de mis derechos legítimos por ser “Director Gerente” y muy resentido.

A partir de ese momento fui en barrena, cuesta abajo. Me metí en una batalla sin sentido reivindicando lo que consideraba mío, peleando con mi “segundo” jefe continuamente. Estaba totalmente absorto con el foco en mí mismo, sin tener en cuenta a las demás personas, sobre todo a las personas de mi equipo directo, con las que acabé teniendo unos comportamientos que nada tienen que ver con lo que un líder auténtico y humilde debe tener, motivado por la necesidad de justificarme en mi batalla personal.

Fue mi actitud negativa y mi falta de profesionalidad y de dedicación a entender y a ayudar a las demás personas lo que hizo que me despidieran. Cuando sucedió no lo vi así, sin embargo, hoy lo tengo muy claro.

Cuando nos metemos en cualquiera de las 4 cajas, nuestro impacto en los demás nunca es positivo, no les ponemos las cosas fáciles, y las consecuencias negativas no tardan en llegar. Los costes de estas consecuencias, en mi caso, fueron emocionales y económicas.

Las emocionales me afectaron a mí y al equipo directo que lideraba, con un gran desgaste de energía, sufrimiento y mal humor.

Las económicas fueron obvias, me despidieron.

Con la perspectiva del tiempo, me doy cuenta de que, sin esta experiencia de fracaso personal y profesional, no me hubiera dedicado a lo que desde hace años es mi pasión y propósito vital: ayudar a personas y organizaciones como coach, facilitador y consultor.


Actualmente, el Instituto Arbinger España ofrece online charlas a medida en formato webinar, sesiones de coaching individual y sesiones de coaching de implementación, a líderes que ya han realizado el programa básico “Desarrollo e Implementación de una Mentalidad Fuera de la Caja” y/o nuestro programa “Liderazgo Fuera de la Caja”. En breve, ambos programas también estarán disponibles online a través de la plataforma Zoom. Si estás interesado/a o deseas más información, contacta con nosotros