Por The Arbinger Institute

En Arbinger, a menudo decimos que hay dos tipos de personas: las que tienden a poner las cosas más difíciles a los demás y las que tienden a ponerlas más fáciles. Decimos que las personas que ponen las cosas más difíciles a los demás tienen una mentalidad dentro de la caja: porque se centran en sí mismos y se preocupan sólo por sus propias necesidades, retos y objetivos. Al tener el foco en sí mismos, muchas veces crean problemas a los demás de los que ni siquiera son conscientes.

Por el contrario, las personas que ponen las cosas más fáciles a los demás tienen una mentalidad fuera de la caja, es decir, tienen en cuenta sus necesidades, retos y objetivos y ajustan sus esfuerzos para ayudarles a alcanzar sus metas. Por eso, a menudo decimos que la mentalidad fuera de la caja pone las cosas más fáciles a los demás. Ante esta descripción de los dos tipos de personas, uno podría argumentar: “Claro, la mentalidad fuera de la caja pone las cosas más fáciles a los demás. Pero, ¿qué hay de mí?”

El ejemplo de un cliente

Recientemente hablamos con una mujer que había asistido a una formación de Arbinger unas semanas antes. Su historia ilustra cómo la mentalidad fuera de la caja facilitó las cosas a los miembros de su familia, incluida ella misma.

El trabajo de esta mujer le exige mucho. Antes, cuando regresaba del trabajo, solía pensar: “Antes de atender las necesidades de mi familia, necesito descansar y recuperarme un poco. Solía sentirse resentida cuando sus hijos y su marido acudían a ella con preguntas, necesidades y peticiones. Les respondía con impaciencia o les decía que esperaran hasta que terminara de descansar. A su vez, ellos, sintiéndose invisibles, aún insistían más en sus peticiones, haciendo justamente aquello que ella deseaba que dejaran de hacer.

Después de la formación de Arbinger, esta persona se dio cuenta de que había tenido una mentalidad dentro de la caja con respecto a su familia. Al enfocarse solamente en sí misma, dejó de considerar el impacto que ella tenía en ellos. Se dio cuenta del modo en que había creado tensión y fricción. Reconoció cómo su comportamiento había hecho que sus hijos creyeran que no eran importantes para ella.

Así que decidió cambiar su mentalidad.

En lugar de exigir que le dieran unos momentos de tranquilidad después del trabajo, empezó a participar más de los asuntos de su familia. Se esmeraba por responder a sus peticiones, asegurándose de que sus necesidades quedaran satisfechas.

¿Adivinas qué pasó?

La tensión y la fricción en la familia desaparecieron. Los miembros de su familia dejaron de insistir en sus demandas.  Siguen teniendo necesidades, por supuesto, pero ahora ella ya no los siente como una carga. De hecho, ahora, una vez los niños están acostados, ella tiene más tiempo para ella misma.

Además, sus hijos ofrecen ayuda en casa. Se dicen unos a otros, “Mamá necesita un poco de tranquilidad. Vamos a dejarla sola unos minutos.”

Nos comparte que ahora experimenta mucho menos estrés que antes y se siente más vinculada a su familia. La tranquilidad que siente se ha trasladado a su vida laboral también, donde, con la misma mentalidad fuera de la caja, ha logrado obtener resultados igualmente beneficiosos. Es más, ahora es capaz de concentrarse más en el trabajo porque ya no tiene que preocuparse por esas incansables peticiones que la esperaban en casa.

La mentalidad fuera de la caja también me pone las cosas más fáciles a mí

Cuando vemos a los demás como personas, cuando ajustamos nuestros esfuerzos para facilitarles la vida, les invitamos a que también nos vean a nosotros como personas. Les invitamos a hacer nuestra vida más fácil, también. Aunque no hay ninguna garantía de que lo hagan, lo cierto es que a menudo lo hacen.

Una cosa está clara, nos liberamos de la angustia, el estrés y la carga emocional característicos de la mentalidad dentro de la caja. Nos ponemos las cosas más fáciles a nosotros mismos.

En este video, el socio fundador del Instituto Arbinger, Jim Ferrell, explica cómo las personas con la mentalidad fuera de la caja ponen las cosas más fáciles a los demás.

¿Quieres recibir los mejores posts de Arbinger por correo electrónico? Suscríbete a la newsletter.