Autor:  Jim Ferrell – Fundador y Socio Director del Instituto Arbinger

Cuando uno se familiariza con el Instituto Arbinger, suele encontrar expresiones del tipo “entrar en la caja”, “salir de la caja”, “mentalidad dentro de la caja” y “mentalidad fuera de la caja”. Este lenguaje se utilizó por primera vez en el libro “La Caja” y más tarde cuando se publicó “De la Guerra a la Paz”. Con la publicación de nuestro último libro “Mentalidad Fuera de la Caja” en junio de 2016, lo llevamos a un nuevo nivel.

Mentalidad dentro de la Caja

El trabajo de Arbinger enseña que casi cualquier comportamiento puede hacerse de dos maneras: con una mentalidad dentro de la caja o con una mentalidad fuera de la caja. Si estoy funcionando (o disfuncionando) con una mentalidad dentro de la caja, pongo el foco en mí mismo y probablemente esté desplegando solamente comportamientos que me protejan y me hagan avanzar. Los que me rodean y lo que pretenden lograr me preocupan poco o nada. Con una mentalidad fuera de la caja, sin embargo, soy sensible a las necesidades, retos y objetivos de los demás. Los demás me importan tanto como yo mismo.

Con una mentalidad dentro de la caja, veo mi mundo como si estuviera separado del de los demás. Ya sea en ciertos aspectos de mi vida, o durante toda mi vida, me enfoco insistentemente en mí. Los demás están equivocados, y las soluciones a los conflictos y a las tensiones dependen de que ellos cambien.

Mentalidad fuera de la caja

Con una mentalidad fuera de la caja, sé que independientemente de mi relación con alguien, estoy conectado a ellos porque tenemos algo en común: ambos somos seres humanos con esperanzas y deseos, decepciones y logros. Cuando tengo este estado de ánimo, sé que el progreso y los avances provienen de la conexión, en lugar de un intento de desconexión. Pienso en cómo puedo ayudar a otros, y puedo ver las situaciones en las que me he equivocado.

Todos necesitamos que nos los recuerden. Dado que es fácil pasar de una mentalidad a otra en cualquier escenario, es útil prestar atención constantemente a la forma en que vemos e interactuamos con el mundo. Ahora, disponemos de una guía que nos ayudará a lograr precisamente esto.